10 jul. 2011

Salvador Espriú



Canción del triunfo de la noche

Donde el oro acaba
tan lentamente, banderas,
noche izada.

Escucha un rumor
de muchas aguas:
con el viento, contra ti,
caballos salvajes.
Cuando te sientas llamado
por los cuernos de caza,
ya para siempre serás
del oscuro reino.

¡Ay, el viejo arraigado
dolor que no tiene alba!

No hay comentarios:

Publicar un comentario